Comunidad musulmana expresa temor tras muerte de hombres en Albuquerque

Muhammad Imtiaz Hussain tiene miedo de salir de su casa en Albuquerque para regar sus plantas. O recuperar libros de su coche. O incluso salir a su balcón.

«Mis hijos no me dejan salir de mi departamento», dijo el Sr. Hussain, de 41 años, fue baleado por su hermano menor, Muhammad Afzal Hussain, de 27, hace una semana el lunes, a pocas cuadras de distancia. el era uno cuatro hombres musulmanes Los asesinatos en la ciudad son recientes, tres en las últimas dos semanas, y las autoridades creen que las muertes están relacionadas con ataques contra la comunidad musulmana.

La última víctima, un hombre musulmán de unos 20 años del sur de Asia cuyo nombre no ha sido revelado por la policía, fue asesinado poco antes de la medianoche del viernes. Otra persona, Aftab Hussain, de 41 años, fue asesinada a tiros el 26 de julio. Las autoridades dicen que los tres asesinatos pueden estar relacionados con el asesinato de Mohammad Ahmadi, de 62 años, en noviembre de 2021, afuera de un negocio que él y su hermano manejaban.

deuda…

La policía de Albuquerque, el FBI y la policía estatal están pidiendo la ayuda del público para encontrar al asesino o asesinos, a quienes los funcionarios describieron el domingo como el vehículo de interés, un sedán Volkswagen de cuatro puertas de color oscuro, en los ataques que dejaron atrás a los musulmanes. Una situación terrible.

Un miembro que asistió al Centro Islámico de Nuevo México dijo que nunca regresaría, citando el temor de que las cuatro víctimas fueran «cebadas» en la misma mezquita.

Otros miembros abandonaron temporalmente el estado para quedarse con familiares en otras partes del país en espera de juicio. Un inmigrante de Irak dijo que se sintió seguro cuando llegó por primera vez al país en la década de 1980. Salem Ansari, otro miembro, dijo que algunas personas que solían ir a la mezquita y trabajar en turnos de noche renunciaron a sus trabajos.

“Esta situación está empeorando”, dijo el Sr. Ansari dijo.

Ahmad Azed, el líder de la mezquita, dijo que creció asistiendo al Centro Islámico en Albuquerque, pero que nunca se sintió aislado como musulmán en la ciudad. Pero ahora, dijo, la sociedad atraviesa un «pánico controlado».

Anciano Sr. Hussain dijo que se mudó a Estados Unidos con su esposa e hijos y vivió seguro en su vecindario durante ocho años. Su hermano Muhammad llegó en 2017 y los dos iban a la biblioteca a medianoche o compraban café hasta altas horas de la noche mientras estudiaban como estudiantes internacionales en la Universidad de Nuevo México.

«Ahora, miré por la ventana y dije: ‘Oh, aquí es donde mataron a mi hermano. ¿Deberíamos mudarnos?'»

Señor. Hussain dijo que originalmente esperaba enviar el cuerpo de su hermano para ser enterrado con su familia en Pakistán, pero múltiples heridas de bala hicieron que su hermano fuera irreconocible, dijo el Sr. Hussain también dijo que su familia no quería verlo. El asesino «quería acabar con él, las nueve yardas completas», dijo.

En general, los crímenes de odio contra los musulmanes en los EE. UU. muestran una tendencia a la baja. Brian Levin, profesor de justicia penal en la Universidad Estatal de California en San Bernardino y director del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo de la escuela, dijo que la cantidad de crímenes de odio contra musulmanes en 2020 fue la más baja en 9 años. /11, aunque esos números pueden estar sesgados debido a las restricciones pandémicas, dijo.

Pero dijo que los delitos de odio eran preocupantes: aumentaron más del 20 por ciento en 2021 y otro 4,7 por ciento en la primera mitad de 2022, según el centro. Y, según la investigación del profesor Levine, «la base del sentimiento antimusulmán» está muy extendida y resurge en tiempos de dificultades nacionales.

Los funcionarios dijeron que se abstienen de usar la palabra «odio» al etiquetar los delitos hasta que se establezca un motivo.

El año pasado, el centro islámico enfrentó un intento de incendio por parte de una mujer que, según la policía, provocó tres incendios en el patio de recreo de la mezquita y uno en la entrada principal de la mezquita. Nadie resultó herido y la mujer fue arrestada y acusada de incendio premeditado. El caso está pendiente.

El Centro Islámico ha aconsejado a sus aproximadamente 2.500 miembros que se queden en casa tanto como sea posible, usen el «sistema de amigos» cuando salgan y eviten «comprometerse o agitarse» con nadie, dijo el Sr. Dijo el activo.

Dijo que todavía se siente apoyado por otras comunidades, pero incluso esta vez siente una sensación de «desesperanza y desesperación».

«Cuido mi espalda y me subo al auto. Observo todo lo que me rodea”, dijo. “No sabes si te están siguiendo desde la mezquita, si en realidad están entrando y saliendo de la mezquita”. mezquita y seguirlos a otro lugar. No es así».

Algunos miembros de la comunidad expresaron su frustración por la falta de detalles de la investigación policial, pero el Sr. Azed dijo que estaba en contacto con las autoridades y entendía por qué estaban manteniendo un control sobre cualquier desarrollo. Las autoridades no han explicado por qué creen que los asesinatos están relacionados ni han indicado si hay testigos.

Dijo que quería que los gobiernos central y estatal proporcionaran la mayor cantidad de recursos posible para atrapar al asesino. dijo Hussein.

Pero hasta que alguien sea atrapado, es probable que nada alivie su miedo o su dolor.

“Mi hijo de 5 años dijo: ‘Oye, ¿dónde está mi tío?’ Él sigue preguntando. «Ella me vio llorar y dijo: ‘¿Estás llorando? ¿Por qué lloras?’ Pero no puedo decírselo. Todavía no».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.