Un misil norcoreano aterrizó en aguas surcoreanas por primera vez en décadas


Seúl, Corea del Sur
CNN

Corea del Norte Disparó al menos 10 misiles el miércoles, incluido uno que aterrizó cerca de aguas surcoreanas por primera vez desde la división de la península en 1945, dijeron funcionarios surcoreanos.

El Estado Mayor Conjunto de Seúl (JCS) dijo que un misil balístico de corto alcance aterrizó en aguas internacionales a 167 kilómetros (104 millas) al noroeste de la isla Ulleung de Corea del Sur, a unos 26 kilómetros al sur de la Línea Límite Norte (NLL). Corea del Norte no reconoce la frontera marítima coreana.

La alerta de ataque aéreo en la isla, ubicada a 120 kilómetros al este de la península, se levantó alrededor de las 14:00 hora local de este miércoles.

El presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, dijo que la prueba de Corea del Norte fue una «invasión territorial efectiva».

En una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional (NSC), Yoon «ordenó una respuesta rápida a las provocaciones de Corea del Norte para pagar un precio claro», según la oficina presidencial de Corea del Sur.

En represalia inmediata, Corea del Sur disparó tres misiles aire-aire desde aviones de combate F-15K y KF-16 el miércoles por la mañana, según el JCS.

El JCS dijo que la Fuerza Aérea de Corea del Sur apuntó a aguas internacionales al norte de la NLL, aproximadamente a la misma distancia que el misil aterrizó al sur de la línea de misiles de Corea del Norte.

“El ataque de precisión de nuestro ejército demuestra nuestra voluntad de responder con decisión a cualquier provocación de Corea del Norte, incluido un misil balístico de corto alcance, y nuestra capacidad y disposición para apuntar con precisión al enemigo”, dijo el JCS.

El JCS agregó que Corea del Norte tiene «plena responsabilidad» por la situación, ya que continúa provocando a pesar de las advertencias.

El lanzamiento del miércoles fue el 29 de Corea del Norte este año, según CNN.

los Aceleración agresiva La prueba de armas ha generado alarma en la región, con Estados Unidos, Corea del Sur y Japón tomando represalias con lanzamientos de misiles y ejercicios militares conjuntos.

El lunes, Estados Unidos y Corea del Sur comenzaron un ejercicio militar a gran escala previamente planeado llamado «Tormenta Vigilante».

En las maniobras participaron 240 aviones de ambos países y «miles de militares», según el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, tiene previsto reunirse el jueves con el primer ministro de Corea del Sur, Lee Jong-sup, en el Pentágono.

Los expertos le dijeron previamente a CNN que la exhibición deliberada del arsenal del país por parte del líder norcoreano, Kim Jong Un, podría enviar un mensaje en un momento de mayor conflicto global.

El mes pasado, los medios estatales de Corea del Norte rompieron un silencio de seis meses sobre las pruebas de misiles de este año y dijeron que demostrarían la disposición de Pyongyang para disparar armas nucleares tácticas contra objetivos potenciales en el Sur.

Las últimas pruebas se producen después de que el jefe del organismo de control nuclear de las Naciones Unidas advirtiera la semana pasada que Pyongyang podría estar preparándose para una prueba nuclear, la primera desde 2017, ya que las imágenes de satélite mostraron actividad en su sitio subterráneo de pruebas nucleares.

“Estamos siguiendo esto muy, muy de cerca. Esperamos que no suceda, pero desafortunadamente las señales van en la otra dirección”, dijo el jueves pasado el jefe de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Rafael Croci.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, ha intensificado las pruebas de misiles este año.

Hablando el miércoles, el primer ministro japonés, Fumio Kishida, dijo a los periodistas que Corea del Norte estaba lanzando misiles con una «frecuencia sin precedentes».

Kishida también pidió una reunión anticipada del Consejo de Seguridad Nacional debido a las crecientes tensiones en la península coreana.

Más temprano el miércoles, el ministro de Defensa japonés, Yaukazu Hamada, dijo que Corea del Norte había disparado al menos dos misiles y se estimaba que ambos habían caído fuera de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Japón.

Dijo que no hubo daños a aviones o barcos en ese momento, y agregó que los misiles balísticos pueden haber volado en una trayectoria errática.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.